Vampiros: mezcla de mito y realidad

Azteca digital

27 de noviembre de 2012, 20:58 hrs


México, D.F. 27 de noviembre, 2012 (Daniel Ramos Camacho)Vampiros, seres mitológicos y tal vez, los más conocidos a nivel mundial, se han consolidado dentro de la cultura popular gracias a los relatos, películas y series de televisión que en torno a su imagen se han creado. Nunca pasan de moda, pese al constante surgimiento de otras criaturas fantásticas como hombres lobo, hechiceros o superhéroes. 
  
Intolerantes a la luz del día, se alimentan de sangre; tienen a menudo un aspecto pálido, poseen una gran agilidad y la capacidad de convertirse en animales veloces como murciélagos, roedores o lobos. Otra de sus capacidades es la de tranformar su aspecto cuando están rodeados por niebla, además de volar y no poder ver su imagen reflejada en un espejo, pues estos retratan el alma, como sabemos, los vampiros carecen de ella.
    
         
   
Se tienen registros de que en la antigüedad culturas tan lejanas como la china, mesopotámica, la hindú, la maya y la egipcia ya contaban con relatos que hablaban sobre demonios o dioses que se alimentaban de sangre de animales y humanos, los cuales podían cambiar de forma a su antojo. 
    
La imagen del vampiro actual se forjó de una mezcla entre la literatura y la realidad. Vlad Tepes fue un noble romano que en el siglo XV luchó contra los turcos y fue conocido como "Empalador" por la crueldad con la que sometía a sus enemigos. Su historia sirvió de base para la novela "Drácula" de Bram Stoker, aunque no existe testimonio de que bebiera sangre o fuese vampiro.

                                               

    
El vampiro, fue llevado al cine por primera vez en 1922, bajo el título Nosferatu, protagonizada por Max Schreck. Más adelante Béla Lugosi, se convertiría en el estereotipo del Vampiro, al representarlo en el filme Drácula, de 1931.
   

    
Contrastando totalmente con la imagen de vampiro desaliñado y poco atractivo, aparece Entrevista con el Vampiro, con unos jóvenes Brad Pitt y Tom Cruise. Hasta llegar a nuestros días con la saga "Crepúsculo" y su oleada de fanaticos, novela llevada al cine con Robert Pattinson como Edward Cullen.
   


Una de las formas de evitar el ataque de un vampiro es con el ajo, curiosamente existe una enfermedad, la porfiria, cuyos síntomas coinciden con los atribuídos al conde Drácula, ya que impide a quien la padece exponerse al sol por el riesgo de sufrir graves lesiones en la piel. Comer u oler ajo podría agravar la severidad de un ataque de porfiria.
   
Existen registros de un "vampiro real":Peter Kürten, mejor conodio como "el Vampiro de Dusseldorf", un asesino alemán al que se le atribuyen 8 muertes y 14 asaltos sexuales, en el periodo comprendido entre 1913 y 1930. Era un sádico que torturaba a sus víctimas, bebía su sangre. Sólo llegaba al orgasmo causando dolor.
Antes de ser decapitado dijo: “Mi mayor deseo sería oír mi propia sangre goteando sobre el cesto”.
Aquí un reportaje sobre su historia:
  

   
Como puedes darte cuenta es un poco de todo: mito, realidad, ficción. Esperamos que te haya gustado este especial, no dejes de leernos y comentar, pues tu nos ayudas a mejorar. Nos leemos pronto.

Comentarios